Ladrillo

El ladrillo por su estructura maciza, más asequible que el adobe y la piedra, supuso la clave para la evolución de la industria arquitectónica.

El ladrillo, esa pieza rectangular cocida a base de barro o arcilla, puede ser macizo, especial, perforado o hueco.

Podemos destacar sus partes: hundido, tizón, asiento y soga.

Actualmente también se utiliza como elemento decorativo por sus capacidades estéticas.

Aumentan contrataciones, aumenta siniestralidad

Como medida para paliar la siniestralidad creciente en el sector de la construcción (se produje, en cambio un descenso en la actividad agraria), se han llevado a cabo unos cursos en Castilla y La mancha por la Fundación Laboral de la Construcción. Casi la mitad de inscritos en los cursos eligieron prevención de riesgos.  Los centros que imparten los cursos se encuentran en Cuenca, Albacete y Puertollano. En el ámbito de la construcción se demandadn sobre todo albañiles, peones, y conductores de camiones.

 

Consejos para minimizar riesgos y lesiones

La hormigonera es un gran aliado para evitar forzar, y descansar los brazos a la hora de mezclar el mortero y otros productos.

Poner en práctica una higiene postural a la hora de realizar las labores es de extrema importancia, así se reducirán los esfuerzos que suponen un exceso en el cuerpo.

No se deben realizar rotaciones del tronco bruscas o innecesarias, para manejar cubos  ladrillos (no más de 3 a la vez).

Hay que variar la postura, no levantar los bazos de forma continuada, no estar en cuclillas o rodilla durante largo tiempo.

Es necesario encontrar un ritmo de trabajo para no acelerar el cuerpo ni ralentizar la actividad.

Imprescindible realizar estiramientos y tener bastante resistencia, así como flexibilidad.

Cuidado con los falsos albañiles

En Mazuecos, Guadalajara, un hombre rumano de 34 años en 2013 ofrecía servicios de reformas que luego no realizaba, se acumularon varias denuncias y fue arrestado.

En 2014 un falso albañil llegó a estafar 17000 euros en Valladolid, su objetivo eran ancianos a los que aseguraba pertenecer a una empresa de reformas que trabajaba para la comunidad.

Otro caso, en 2015, firmaba reparaciones inmobiliarias en San Javier, El Algar y San Pedro del Pinatar que nunca se llevaban a cabo. Detrás de estas infracciones se encontraba una presunta empresa de servicios que tras camelar a los particulares, consiguió estafar hasta 11000 euros.